La elección del tipo y la cantidad de medusas es una de las cuestiones que todo aquel que quiera iniciar un proyecto con medusas debe hacer frente.
En primera estancia puede parecer un tema menor, no obstante una combinación de especies desafortunada, o la elección de una especie poco adecuada, puede abocar dicho proyecto al fracaso más absoluto.
Existen una serie de premisas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir los pobladores de nuestro acuario para medusas, como son el tamaño de las medusas, la temperatura a la que viven, y otras características importantes de su biología.

Temperatura

Los acuarios de mesa de que disponemos no cuentan un sistema propio de control de la temperatura. Esto significa que al elegir la especie, se debe de tener en cuenta la temperatura máxima y mínima de la habitación en la que se va a emplazar el medusario. Una vez se tiene en cuenta esta información, se puede elegir a las especies de medusas que viven en ese rango de temperaturas.
No obstante, los modelos Orbit 20 E, Pulse 80 y Pulse 160 que tenemos en stock dan la posibilidad de acoplar un sistema de refrigeración externo.

Tamaño

Hay muchos tipos de medusas disponibles, pero muchas de ellas crecen demasiado. Por ello, es importante tener en cuenta el tamaño máximo de la medusa que se elige, y el tamaño del que se dispone.

imatge-1-blog-6

Fig 1.Urna acuario construida expresamente para exponer pequeñas medusas.

 

Si se elige una medusa con un tamaño máximo reducido se puede alimentar abundantemente. En cambio, en caso de que el tamaño máximo sea elevado, es importante racionar bien la ingesta. De esta manera se puede alargar el tiempo en el que la medusa puede vivir en el acuario, antes de ser reubicada en otro acuario o devuelta a la tienda de mascotas.




Comportamiento

A nadie le gusta llegar a casa y encontrarse que una de sus medusas ha devorado a su compañera. Para evitarlo, es importante que tengamos en cuenta varios aspectos de la biología de la especies que queremos combinar en nuestro acuario.
Hay que tener en cuenta que hay especies como Aequorea victoria o Phacellophora camtschatica que además de alimentarse de otras medusas como Aurelia aurita, también practican el canibalismo.

La medusa más utilizada por todos los aficionados de las medusas es la Medusa Luna (Aurelia aurita), por su versatilidad y longevidad. Dicha especie se puede emplazar con otras especies de medusas plantónicas, como la Medusa Azul (Catostylus mosaicus), la Medusa Llama (Rhopilema esculentum), o la Medusa de Papúa ( Mastigias papua).

imatge-2-blog-6

Fig 1.Existen multitud de combinaciones que permiten la convivencia de diferentes especies en armonía, siempre que se hagan con responsabilidad y estudio previo.

 

Sin embargo, no es buena idea juntar a ninguna de nuestras amigas plantónicas con una Medusa Geisha (Sanderia malayensis) o una Medusa Melena de León ártica (Cyanea capillata), ya que servirían como complemento alimenticio para estas medusas depredadoras.

imatge-3-blog-6

Fig 1.Ortiga del Atlántico (Chrysaora quinquecirrha), un ejemplo de medusa depredadora disponible en nuestra tienda.

 

Otros aspectos a tener en cuenta son la capacidad natatoria, la temperatura óptima (se hace difícil conseguir una temperatura que resulte óptima para una medusa de aguas tropicales y que permita la vida de una medusa del Atlántico, por ejemplo), las necesidades lumínicas… Si surgen dudas acerca de qué medusas son compatibles, no duden en pedirnos consejo en https://www.medusalia.com/contacto/.

Una vez tenemos claros los requerimientos específicos de nuestras medusas, y las características de nuestro acuario, junto con el ambiente en el que está el acuario, tenemos una lista de las candidatas perfectas para convertirse en nuestra nueva y agradecida mascota.