Las medusas han poblado los mares españoles desde hace millones de años. La situación geográfica de nuestro país, entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, favorece una gran diversidad de especies marinas, incluidas las medusas. A pesar de la abundancia de estos seres vivos, a día de hoy todavía se desconocen ciertos aspectos de su biología y ecología, fundamentales para la comprensión de la aparición estacional de las proliferaciones de medusas.

Las medusas en nuestras aguas han ido pasando de ser un “ligero” contratiempo durante la época de baño, hasta ser un fenómeno continuo que ha comenzado a afectar a industrias importantes del Mediterráneo como son el turismo y la pesca. En los últimos tiempos, sobre todo en mares semicerrados como el mar Mediterráneo, se han producido episodios de invasiones de medusas de forma muy frecuente en los últimos veranos.

 

¿Cómo afectan las Medusas al sector turístico español?

 

Sin duda estamos ante uno de los mayores problemas causados por organismos vivos en el litoral. Cada verano gran cantidad de playas resultan cerradas por la presencia de estos organismos, afectando directamente a los usuarios de las playas y especialmente al sector turístico, derivando en un fuerte impacto social, ambiental y económico.

Además, un factor importante es la falta de conocimiento referente al comportamiento que se debe adoptar ante la presencia o la picada de medusas. En algunas zonas del Mar Menor (Murcia), cada verano centenares de turistas son  atendidos por picaduras de medusas, hecho que se repite de forma continuada en muchas playas del territorio estatal, especialmente en el Mar Mediterráneo. La Agencia Estatal de Medio Ambiente ha alertado que la proliferación de estas especies puede poner en riesgo la cotización de las playas españolas, ya que resulta prácticamente imposible evitar la llegada de éstos organismos a las playas, y su presencia impide a los bañistas meterse en el agua.

 

Fig 1.En la imagen se reflejan en puntos de color rosa las zonas con mayores avistamientos de Medusas del Mar Mediterraneo.

 

Por este motivo, se han realizado campañas con distintas técnicas para intentar reducir el número de Medusas de nuestras playas, pero ¿resultan efectivas estas técnicas?

Se utilizan distintas técnicas para intentar reducir el número de medusas, aunque prácticamente inútiles e insuficientes, además los métodos más utilizados para evitar su llegada masiva a las playas resultan directamente inviables.

Por ejemplo, se han llevado a cabo acciones de pesca de individuos, resultando inútiles debido a los centenares de miles de ejemplares que llegan en forma de masas a las inmediaciones de las playas. Por otra parte, se han instalado mallas de contención, siendo eficaces para organismos adultos pero no impiden el paso de los miles ejemplares juveniles y larvas, que maduran en poco tiempo y resultan igualmente dañinas.

En algunos países como Japón se han implementado políticas de educación y concienciación para aprender a convivir con las medusas, debido a la imposibilidad de mantenerlas lejos de la costa.

La comunidad científica lleva años estudiando los motivos del aumento de la población de medusas, y la incidencia que tienen en la dinámica de los ecosistemas marinos. Algunos de los efectos del incremento de la población de las medusas repercuten directamente sobre la población de muchas especies de peces. Por ejemplo, muchas medusas se alimentan de huevos de peces, o compiten con muchos alevines por el plancton.

Por tanto muchas especies de medusas son consideradas una plaga, y su retirada no se considera que tenga una incidencia directa en la dinámica de los ecosistemas marinos, debido a que el número de individuos retirados no resulta nunca significativo.

Fig 2.Se representan las Medusas típicas del litoral español. Además los colores de los nombres reflejan la peligrosidad de la medusa. Co0lor rojo: Muy urticante, Color Naranja: Urticante, Color Amarillo: Poco Urticante, Color Blanco: No urticante.

El incremento de las Medusas en nuestras aguas se debe principalmente a causas naturales. Una de las principales causas naturales de proliferación de unas u otras medusas en una determinada época está directamente relacionada con el ciclo biológico de cada especie en particular. Además, hay que tener en cuenta el índice de depredación de cada una de las distintas especies. Algunas poblaciones de especies mediterráneas, como Aurelia aurita o Cotylorhiza tuberculata, son controladas por una marcada depredación. Por lo tanto, es necesario profundizar en el conocimiento de los factores que afectan al ciclo de vida de cada especie para poder entender la proliferación de las distintas especies.

La climatología es un factor determinante en la aparición diferencial de medusas. La disminución del régimen de lluvias y el incremento de la radiación solar influyen de forma significativa sobre el aumento de medusas en las costas.

Las escasas precipitaciones y la alta radiación, derivan en una reducción en el aporte de aguas continentales sobre las aguas costeras, y por ende en mar abierto. Esto produce que la salinidad del agua costera sea muy similar a la de mar abierto, con lo que no se ve afectada la flotabilidad de las medusas, permitiendo la llegada de un gran número de ejemplares empujados por la acción de los vientos. Esto explica que los años más secos parecen ser los años en los que es más frecuenta que las medusas lleguen en masa hasta la costa.

Paralelamente, la dirección del viento y las corrientes marinas, junto con la topografía de la zona puede producir que en ciertas zonas de la costa haya una mayor aglomeración de determinadas especies de medusas.

Fig 3.Se reflejan los cambios del número de Medusas desde el 1950 hasta el 2012. Los colores rojo y naranja reflejan que ha habido un aumento significativo en el número de medusas, mientras que el color verde significa que no hay cambios. El color azul significa que se ha reducido el número. Se puede apreciar que prácticamente ha aumentado el número de medusas a nivel mundial, a excepción del este Sudamericano.

Se ha relacionado el aumento de la temperatura del planeta con la tasa de reproducción de las fases plantónica y pólipo, de forma que las distintas poblaciones se reproducirían de un modo más rápido y el número de organismos aumentaría. Por ejemplo, se ha encontrado una correlación entre el número de ejemplares de medusa gigante de Japón y la temperatura del agua en la que reproduce. Parece ser que el aumento de la temperatura del agua incrementa la tasa de reproducción asexual de la fase pólipo, con lo que se producen un mayor número de larvas de medusa.

¿Qué consecuencias ecológicas puede tener el incremento de Medusas?

Una de las consecuencias ecológicas de mayor repercusión es la alteración de la cadena trófica por el agotamiento del plancton. Cuando en un área determinada se dan concentraciones de medusas que superan los parámetros normales, el nivel de consumo teórico de plancton por parte de estos animales puede superar a la cantidad de alimento disponible. Así, puede llegarse al punto de que estos organismos consumen prácticamente el 100% del plancton disponible, alterando sensiblemente el resto de la cadena trófica.

A su vez, las medusas han mostrado tener altas tasas de consumo de larvas de peces, que poseen un gran valor alimenticio para las medusas, lo que agravaría aún más la situación anteriormente descrita. En este sentido también es destacable una consecuencia positiva, ya que las medusas constituyen una fuente importante de alimento para varias especies de peces, otros invertebrados y tortugas marinas.